ARMONIA BÁSICA APLICADA EN LA MÚSICA ELECTRÓNICA _ Parte 1

Por Dan Barrow

 

A lo largo de mi trayectoria he tenido la inmensa fortuna de conocer a gran multitud de músicos. Ya fueran gente de conservatorio, Dj´s o multitud de bandas y grupos varios …

 

En el devenir individual de sus carreras como artistas, todos ellos se topaban con un problema aparentemente distinto que les impedía seguir avanzando como tales. El mismo que muchos sufríamos. Con el tiempo, descubrí que dicho problema poseía una mismo denominador común. Eran las escasas, mal entendidas y peor aplicadas nociones de armoníaen nuestras canciones o producciones.

 

La armonía es la gramática del lenguaje musical y merece su especial atención para poder expresarnos con oportuna corrección en cualquiera de sus ámbitos y doctrinas. Vas a necesitarla por igual independientemente de si tus ambiciones estilísticas van desde formar una banda de rock salvaje tanto como si pretendes petarlo en la radio con tu última producción de Trap.

 

– Los músicos de conservatorio, aunque conocen amplísimamente la teoría, no se les ha enseñado a pensar libremente y a componer sus propias canciones para el desarrollo de su identidad propia como artista o compositor. Por alguna extraña razón en su lugar, se les ha enseñado a calcar interpretaciones de composiciones que escribieron grandísimos maestros que, con todo el respeto que me merecen digo, llevan más de cinco siglos desaparecidos. Así consiguen grandes intérpretes, sí..  pero que no saben tocar sin una partitura delante ni crear nada propio proveniente directamente desde su alma.

 

– Los Dj´s, no suelen tocar instrumentos, con lo que tampoco terminan de saber crear con total libertad compositiva. Estoy convencido que, muchos de ellos con toda la tecnología actual  existente y con unos mínimos conocimientos de armonía, se lanzarían sin dudarlo a convertirse en productores de sus propios temas. También estoy convencido de que si esto sucediese de forma habitual, asistiríamos a una nueva época de revolución musical tras otra de forma permanente y constante.  ¡Dj´s del mundo! En vosotros está la llave del cambio. Os imploro: Comenzad a producir vuestras propias creaciones cuanto antes para, quizá solo así, salvar el futuro de la música y, con ello y ya de paso, salvarnos a todos.

 

Éstos, tendrían además, la gran ventaja de haber llegado hasta el mundo de la producción habiendo hecho el camino inverso (de las cabinas al Home Studio) con lo cual ya poseen de forma innata una amplísima perspectiva y saben mejor que nadie lo que realmente va a funcionar en las pistas de baile y lo que no (como buenos animadores de fiestas que son).

 

Por ende, toda esta mi locura también pretende acabar con el eterno e injusto estigma social de que un Dj no es músico. Está será mi pequeña aportación. Pero, en fin.. ¿qué más puede importarle a este mundo en el que muchos de sus habitantes todavía no se han puesto de acuerdo ni si quiera en la forma que tiene el planeta en el que viven?

 

 

– También encontraba  el mismo problema en la gente de bandas y grupos(en todos los estilos). Ahora a día de hoy, en la era de internet, afortunadamente todos poseemos muchos más conocimientos musicales. Pero los que crecimos en los 90 sin tutoriales de Youtube, ni apenas escuelas de música moderna, lo que hicimos fue compramos nuestra primera guitarra con las primeras 50.000 pesetillas que ganamos  currando de camarero y aprendimos todo a base de ensayo y error trasteando en el local con los colegas. Mucha pasión pero poca técnica, lo que terminaba por limitarte igualmente.

 

En definitiva.. Por diferentes motivos nunca se nos ha enseñado correctamente a pensar, a sentir e inmediatamente plasmar eso en una melodía o canción.

 

Precisamente para intentar deshacer este daño, mis coloquios siempre están orientados a comprender cómo se forma la música realmente. A desatar la creatividad.  A desbloquear la mente. A desaprender, incluso, algunas lecciones y a liberar el músico que llevas dentro. Ya nos han dicho toda la vida todo lo que no podíamos hacer. Más que suficiente! Mi aproximación a la enseñanza es completamente antagónica. Lo que humildemente pretendo es enseñar a la gente a que sea capaz de expresar musicalmente todo lo que su oído y su corazón le pida.

 

De modo que, se acabó el preguntar: “¿Eres de Djs o de Conciertos?”. Todo es música, armonía y vibración. Si estás aquí leyendo esto es porque seguro que amas la música de la misma manera amarías a una persona. Puedes imaginártelo como que te has enamorado perdidamente de alguien que únicamente habla Esperanto. Aquí podrás aprender Esperanto y, mejor aún… aprenderás a comunicarte en el más universal de los lenguajes. Bienvenido seas al fascinante mundo de la Armonía. Pasa y ponte cómodo. ¡Empezamos!

 

La gente sin conocimientos musicales siempre tiende a intimidarse delante de un piano cuando ve tantas teclas para pulsar porque no sabrían ni por donde empezar. Pero si te fijas bien en las teclas negras, hay un patrón de 2 – 3 que se repite. Pues justo inmediatamente a la izquierda del patrón de 2, encontrarás el Do.

 

 

Las buenas noticias son, que si comprendes lo que sucede en uno de estos tramos llamados escalas (de un Do al siguiente), entonces  ya has aprendido todo el teclado a la vez, dado que exactamente funcionan de la misma forma, pero suenan un poco más graves o agudos dependiendo si tocas las escalas más a la izquierda o a la derecha respectivamente. Acabamos de acotar bastante el problema.

Ahora sólo tenemos que comprender que sucede con estas 12 notas (7 teclas blancas y 5 negras). Por si no las conoces aquí tienes los nombres de las notas en un piano o teclado.

 

 

Las teclas negras (llamadas alteraciones)son notas intermedias entre las notas blancas (llamadas naturales) y tienen dos nombres pero un único sonido. En música existen los # sostenidospara subir un semitono (la nota inmediatamente a la derecha de la que estés presionando) o los b bemoles  (la nota inmediatamente a la izquierda de la que estés presionando). Por eso el nombre de la nota entre el Do y el Re naturales es “Do# / Re b”. El procedimiento es el mismo para el resto de dichas alteraciones. Antes de seguir, párate un segundo a pensar en esto, calcular las demás y comprenderlo bien.

 

Acordes = Emociones.

 

Armonía por definición son dos o más notas distintas sonando juntas.

Para generar emociones vas a necesitar acordes y estos se forman en combinaciones de tres notas, como veremos en un momento.

Pero antes de formar nuestro primer acorde, necesitamos aprender los grados de las notas. Vamos a establecer una relación numérica a las notas para entenderlo de una forma más matemática.
 Partiendo de la base de Do le asignamos un número el 1. Será la llamada tónica o fundamental.

 

De manera consecutiva al Re le asignamos un 2, al Mi un 3, etc..

De tal forma que podemos decir que Mi es el tercer grado de Do y La su sexto grado.
 Para hacerlo más fácil, en adelante nos referiremos al segundo grado como la “segunda”, al tercer grado como “la tercera”, al cuarto grado como “la Cuarta”.. y así sucesivamente. Dichos grados suelen utilizar la numeración romana.

Para formar cualquier acorde en su posición más básica, vas a necesitar tres de estas notas o grados. Ellas serán: ( I – III – V )

 

La Tónica ( I ): Establece el centro tonal del acorde y da nombre a dicho acorde. Do en el ejemplo.

La Tercera ( III ): Decide si el acorde es mayor o menor, o dicho de otra forma, si el acorde es triste o alegre. Mi en el ejemplo.

La Quinta ( V ): Le añade mucha fuerza sonora a la tónica ( I ). Sol en el ejemplo.

 

Pulsando las tres notas formarías el acorde de Do Mayor y desplazando tu mano a la derecha en la misma posición a la siguiente nota blanca de la escala, repitiendo el mismo proceso, seguirías formando todos los acordes pertenecientes a su tonalidad. (Do Mayor, Re menor, Mi menor, Fa Mayor, Sol Mayor, La menor, Si disminuido). ¡Enhorabuena!

Acabas de tocar todos los acordes de la tonalidad de Do Mayor también conocida como la escala natural. Juega un rato con ellos y prueba a combinarlos todos entre sí, crea tus primeras progresiones de acorde. Utiliza todas las notas blancas del piano para hacer melodías. Todas ellas funcionarán bien.  De momento no te preocupes de mucho más. Juega y diviértete un rato.

 

 

 

En toda tonalidad, por tanto, encontrarás de forma básica 7 acordes perfectamente combinables entre sí para generar intenciones.

De esos 7 acordes :

 

  • 3 serán Mayores o Alegres J
  • 3 serán menores o Tristes L
  • 1 será disminuido (posee un color dramático).

 

Aquí reside el Quiz de la cuestión realmente: Los acordes mayores o alegres se utilizan para expresar cualquier emoción positiva como la alegría, optimismo, ganas de vivir y de pasarlo bien.. De modo contrario los menores o tristes, se usan para emociones no tan buenas como dolor, tristeza, pérdida, miedo, oscuridad..

 

Por lo tanto tendrás, en principio,  tres acordes alegres y otros tres tristes para empezar a relatar tu historia. Será cómo los combines a lo largo de tu progresión de acordes lo que dará sentido y soporte musical al mensaje de la voz (el instrumento principal).

 

¿Tu canción es un single veraniego? Entonces, utiliza más acordes Mayores. Si tu canción es un tema de Dark Techno.. haz uso únicamente de acordes menores. ¿Tu canción habla de que estás triste porque perdiste el amor pero te sientes con muchas fuerzas de seguir adelante en tu vida? Empieza tu composición en acordes menores y cuando llegue el estribillo, cambia a acordes Mayores. Aunque es una  buena forma de empezar a pensar en ello.. la idea va muchísimo más allá. Seguiremos desarrollando este concepto en la Parte II de este mismo blog. ¡Permanece atento!

 

Para que sepas como montar rápidamente cualquier acorde en cualquier tonalidad, te dejo un extracto de este vídeo perteneciente al Videotutorial Crea Tu Canción.

 

Además en Carlos Hollers Academyhemos preparado una Masterclass (LINK)de asistencia gratuita donde tratamos el tema mucho más en profundidad.

 

Una vez hayas presenciado este coloquio, podrás aplicar lo aprendido en cualquier contexto musical incluidos, por supuesto, los no tan electrónicos y contemporáneos en su más puro estilo como el rock, el  jazz, el pop o cualquier otro que se te ocurra.